Historia y Vida

EL CORAZÓN D EL PODER RUSO

La palabra Kremlin es un perfecto ejemplo de la metonimia o el giro que experimentan algunos nombres para convertirse en sinónimos de otros conceptos. En el caso del Kremlin, estos son muchos: la mención de este vasto conjunto de edificios civiles y religiosos en el centro de Moscú evoca el poder y la autocracia, el lujo de los zares, la fe ortodoxa, la revolución y, especialmente, el gobierno de Rusia, el país más grande del mundo. Hoy es también sinónimo de su dirigente, Vladímir Putin, que está desestabilizando el planeta.

El Kremlin, que significa “fuerte dentro de una ciudad”, no se ubica en el corazón de Moscú: es el corazón de Moscú. El lugar donde “se forjó el Estado ruso”, como aseguran en la web del presidente. La sede del poder desde la Edad Media, cuando lo que era una fortificación de madera, situada en la orilla izquierda del río Moscova, se convirtió en la residencia de los grandes príncipes de la época. Hasta entonces, los datos sobre sus orígenes son bastante nebulosos: la zona fue habitada, primero, por tribus procedentes, con bastante seguridad, de la actual Finlandia. Pese a que los patriotas eslavos disputan este hecho, las

Estás leyendo una vista previa, regístrate para leer más.

Más de Historia y Vida

Historia y Vida2 min. leídosInternational Relations
Una Guerra Olvidada
Hubo un annus horribilis en el reinado de Felipe IV, y ese fue 1640, cuando la monarquía hispánica tuvo que hacer frente a las rebeliones de Cataluña y Portugal. Como la España de la época no podía solucionar todos los conflictos al mismo tiempo, el
Historia y Vida6 min. leídos
El Español Que Des cubrió El Nilo Azul
Hijo de una época de crecimiento colonial durante el Imperio español de los Austrias, Pedro Páez vivió, al mismo tiempo, una importante expansión de la Compañía de Jesús. Felipe II tenía interés por revitalizar la tarea evangelizadora en África; su o
Historia y Vida7 min. leídos
Reina, Conspiradora Y Mecenas
El 3 de noviembre de 1600, Marsella ardía en fiestas. Por la embocadura del puerto avanzaba lentamente una enorme flota de cinco galeras de los caballeros de Malta, a la que seguían varias naves toscanas y otras tantas del papado. A bordo viajaban má