Nuevo Estilo

La vida de los árboles

cuando era niño ya quería ser carpintero. En enero pasado recibió en Cataluña el título de maestro ebanista, diploma que se concede sólo a un artesano de cada gremio al año, quien ha de resume lo que yo hago. -nos explica- Respeto por el oficio: me impresiona cómo ha pasado de padres a hijos, de maestros a aprendices, por años.

Estás leyendo una vista previa, regístrate para leer más.

Intereses relacionados