Proceso

LA ANTICULTURA BELICISTA (Primera de dos partes)

En su Liber de Vita Cristiana el obispo Bonizón de Sutri (1045-1090) desarrolló un código de ética para el caballero cristiano, entre cuyos puntos cardinales destacan la contienda por la res pública y el combate contra los herejes. En noviembre de 1095, durante el Concilio de Clermont, que sucedió al Concilio Provincial de Puy, este libro le sirvió de sustento al Papa Urbano II (1088-1099) para sortear los recurrentes conflictos bélicos europeos y desterrar la faida, tipo de guerra consistente en una vendetta medieval propia del derecho germánico. En tal contexto acuñó la célebre frase “Así Dios lo quiere”, y al amparo de esta prédica encauzó a los europeos beligerantes a otras latitudes, con lo que dio respuesta al llamado de auxilio del emperador bizantino Alejo I Comneno (1048-1118) para contender contra los turcos selyúcidas, estigmatizados como infractores de la paz (effractores paci).

La cultura de la guerra ha estado fuertemente anclada en la tradición europea. Ya desde el medioevo San Agustín () en (, obra en la que justificaba la guerra como un recurso para restaurar la justicia.

Estás leyendo una vista previa, regístrate para leer más.

Más de Proceso

Proceso4 min. leídosPolitical Ideologies
El Veneno De La Democracia
Hay dos cosas que son lamentablemente inherentes a la democracia: la confrontación y la emocionalidad. Ambas están siempre presentes en el devenir humano y ninguna es necesariamente mala por sí misma, pero cuando son mal procesadas o son tóxicas y se
Proceso1 min. leídos
De La Secretaría De Marina
Señor director: La Secretaría de Marina felicita a usted y a todo el equipo de colaboradores de la revista Proceso por los 46 años de su fundación. Congratulaciones por mantenerse en las preferencias de los lectores, por el profesionalismo en su cont
Proceso7 min. leídos
Saramago: “Soy Sólo La Memoria Que Tengo”
No se sabe cuántos nietos tuvo Jerónimo Melrinho, ese berebere llegado del norte de África a Portugal. Lo único cierto es que uno de ellos, el más entrañable, fue José Saramago, el célebre escritor que el pasado miércoles 16 de noviembre llegó al cen