Clio Especial

EL OCASO DE LOS AUSTRIA CARLOS II

NO ES CARLOS II (1661-1700) UN REY QUE HAYA MERECIDO MÁS QUE UN ESCUETO CAPÍTULO EN LOS LIBROS SOBRE HISTORIA DE ESPAÑA. Su entrada en Wikipedia no se extiende más de cuatro mil palabras. El escaso interés a su biografía se compensa con un retrato oficial, obra de Juan Carreño de Miranda (1614-1685), que refleja sin disimulo su rostro enfermizo de frente estrecha, ojos saltones, nariz desmedida, feroz prognatismo y holgado labio inferior, antojándose como cruel caricatura de una indolencia próxima a la minusvalía psíquica. A esta fealdad inmortalizada y enmarcada –sus contemporáneos decían de él que “asusta de feo”–, se añade una ignorancia supina de carácter supersticioso. Porque su apodo de El Hechizado termina aderezando el semblante de un monarca que, incapaz de superar unas inseguridades físicas y psicológicas, prefirió atribuirlas a influencias demoníacas.

Pero más allá de este esbozo, ausente de matices, hay un personaje que debe interpretarse en las coordenadas de su época, donde las monarquías europeas ambicionaban adueñarse de una corona, la española, que la propaganda situaba en manos de alguien más incapacitado que pusilánime. Fue así como, durante su reinado, Carlos

Estás leyendo una vista previa, regístrate para leer más.

Más de Clio Especial

Clio Especial1 min. leídos
El Reinado De Los Reyes Godos
ENTRE LOS AÑOS 612 Y 621, Sisebuto se sentó en el trono de Hispania. Era un hombre culto, pero también muy intransigente. Ha pasado a la Historia como el instigador de la primera persecución contra los judíos. ■
Clio Especial1 min. leídos
El Papa Y El Emperador En Un Barco Bamboleante
EL EMPERADOR CARLOS V Y EL PAPA, COMO HOMBRES DESNUDOS, SE MANTIENEN EN EQUILIBRIO EN UN BARCO BAMBOLEANTE. LOS ESCUDOS DE LOS ALIADOS CUELGAN DE LAS ALETAS DEL BARCO. EL PAPA SOSTIENE UNA BALANZA EN LA QUE SE HAN DE EQUILIBRAR LOS INTERESES ALEMANES
Clio Especial1 min. leídos
Editorial
LA HISTORIA DE ESPAÑA ESTÁ PLAGADA DE NUMEROSOS NOMBRES DE REYES. Los Reyes Católicos, Carlos I, Felipe II… son algunos de los más conocidos, sin embargo, son muchos más los que han conseguido conseguido escribir su legado en nuestro pasado. En este