Nuevo Estilo

Volver a la INOCENCIA

una niña pasaba las horas observando, con admiración y curiosidad, la casa del granjero con sus cuadras aledañas y casetas de aperos que formaban parte de la finca solariega que su familia tiene en Superga (a veinte minutos de Turín). Un lugar que estimulaba la fantasía de Giuliana Marsiaj, la misma que emplea en su trabajo como paisajista en Studio Ankhé –oficio que comparte con su pareja, Raffaele Congo–. Aunque ambos estudiaron arquitectura, su vocación germinó en esta tierra, primero la de ella, desde luego, y más tarde la de él. "Recuerdo mirar y mirar la granja,

Estás leyendo una vista previa, regístrate para leer más.