National Geographic México

SIN OCULTAR

EL AGUA SE SIENTE FRESCA EN MI PIEL

y el silencio es absoluto. Mientras floto sobre las ruinas, me siento pacífica, agradecida y con la sensación de volver a casa.

Sumérgete conmigo –no a demasiada profundidad, quizá apenas a cinco metros– y verás otros 30 buzos en parejas. Flotan con tranquilidad en su sitio a pesar de las fuertes corrientes de la costa de Cayo Largo, en Florida; dibujan imágenes de artefactos incrustados en el coral o toman medidas. Por primera vez ayudo a carto– grafiar los restos de un naufragio.

La mayoría de los buceadores son afroamericanos. Nos entrenamos como defensores de la arqueología subacuática y adquirimos los conocimientos necesarios para unirnos a las expediciones y ayudar a documentar los naufragios de los barcos esclavistas alrededor del mundo: navíos como el São José Paquete d’Africa en Sudáfrica, el Fredericus Quartus y el Christianus Quintus en Costa Rica, y el Clotilda en Estados Unidos. Se calcula que 12.5 millones de africanos fueron obligados a subir a barcos como estos durante la trata transatlántica de esclavos que ocurrió entre los siglos xvi y xix, según Nafees Khan, profesor de la Facultad de Educación de la Universidad de Clemson y asesor de la Base de Datos de la Trata Transatlántica de Esclavos.

“Se necesitaron, al menos, 36 000 viajes”, comenta. Tal vez se hundieron unos 1 000 barcos.

Aquí entra en escena Diving With a Purpose (DWP), un grupo que forma buceadores para hallar y conservar artefactos históricos y culturales enterrados en las profundidades. Desde su fundación, en 2003, DWP ha instruido unos 500 buzos para que ayuden a los arqueólogos e historiadores a buscar y documentar esos barcos. El objetivo del grupo es ayudar a las personas negras en particular a encontrar sus historias y contar sus propias narrativas.

“Cuando eres afroamericano y buceas en un barco de esclavos es completamente diferente a que lo haga otra persona -comparte el legendario buzo Albert José Jones, cofundador de la Asociación Nacional de Buceadores Negros e integrante de la junta directiva de DWP-. Cada vez que te zambulles te das cuenta básicamente de dos cosas: una es que tal vez tus antepasados estuvieron en el barco. La otra es que tienes una historia, y esta no empezó en las costas del continente americano. No surgió con la esclavitud. Tu historia empezó [en] África, en el principio de los tiempos, al inicio de la civilización”.

El Museo Nacional de Historia y Cultura Afroamericana, en Washington, D. C., expone el trabajo de DWP como parte del proyecto Slave Wrecks (Naufragios de Esclavos), una red de grupos que descubren y documentan los restos de barcos esclavistas y trabajan para contar una historia más inclusiva de la trata.

Los integrantes de Diving With a Purpose “usan sus habilidades de buceo para ayudar a encontrar las historias que están hundidas bajo el agua -comenta Lonnie Bunch III, director fundador del museo y secretario del Instituto Smithsoniano-.

En cierto modo, es mucho lo que sabemos

Estás leyendo una vista previa, regístrate para leer más.

Más de National Geographic México

National Geographic México1 min. leídos
Manatíes En Peligro
Un manatí mastica Zostera marina en el río lchetucknee en Florida, cuyas aguas cálidas y limpias pueden ser un refugio invernal para estos mamíferos acuáticos, que no soportan aguas más frías de 20°C. La contaminación, sedimentación y proliferación d
National Geographic México1 min. leídos
Encuadres Del México Profundo
Un teléfono inteligente acompañó al fotógrafo argentino Ariel Carlomagno en un segundo recorrido por México. En su primer viaje, hace más de una década, mostró la vida cotidiana de algunos pueblos originarios del norte del país. Ahora, mediante imáge
National Geographic México1 min. leídos
Despierta Un Paisaje De Fuego
Tras permanecer inactiva 800 años, la península de Reykjanes hizo erupción dos veces en menos de 17 meses, la más reciente el 3 de agosto. Ríos de roca derretida color escarlata fluían hacia el deshabitado valle de Meradalir, y dio comienzo a lo que