Men's Health España

ERA DORADA DE LA PSEUDOCIENCIA

¿CONFUSO? NO ES TU CULPA

VIVIMOS UN TIEMPO EN EL QUE LA DESINFORMACIÓN SE EXPANDE COMO UNA IMPARABLE ENFERMEDAD INFECCIOSA. ES LA ‘INFODEMIA’

¡DING! SUENA TU TELÉFONO MÓVIL y miras la pantalla. Es una notificación de WhatsApp. Se trata de otra cadena con información “que no quieren que sepas”, que arriba lleva la advertencia de “reenviado muchas veces” y cuya fuente serías incapaz de indicar. Pero lo que dice el mensaje te parece razonable, así que decides reenviarlo a tus más allegados. La información es poder y tú quieres lo mejor para ellos. Quién sabe si con eso les estás haciendo un favor y así pueden adelantarse a un problema. Por si acaso, ahí va. Reenviado.

Sin quererlo, estás formando parte del gran engranaje de la desinformación, que se nutre de los bulos o las fake news, pero que no sería nada sin ti. En concreto, eres el último eslabón. Y esa cadena, a juzgar por los datos, se ha hecho mucho más grande desde que estalló la pandemia de covid. El 90% de la población española entre 16 y 65 años puede ser víctima de un ataque de desinformación, según

Estás leyendo una vista previa, regístrate para leer más.

Intereses relacionados

Más de Men's Health España

Men's Health España1 min. leídos
Fitness Digital
Tanto Apple Fitness+ como Pelotón te permiten disfrutar de una auténtica experiencia de entrenamiento en vivo, de la camaradería de la comunidad y de una amplia gama de workouts, que se va ampliando regularmente. ■
Men's Health España1 min. leídos
Despierta Tu Fuerza Interior Ayunando Y Entrenando
En ramadán, Faris Khan ayuna desde el amanecer al atardecer durante 30 días y aun así continua con sus duros entrenamientos. Aquí tienes dos de sus estrategias, recogidas de su instagram (@BrotherFaris) para no desfallecer en el intento. Tendrás que
Men's Health España1 min. leídos
Pule Tu Cerebro
La curiosidad ofrece beneficios a nuestra memoria, concretamente cuando nos preguntamos por qué una información nos parece rara o por qué estamos equivocados. La búsqueda de información acelera los circuitos de recompensa del cerebro, creando memoria