Historia y Vida

Habla pueblo, habla

n tiempos de crisis se cuestiona todo. Por eso, en los últimos años, el relato de la Transición española ha recibido frecuentes críticas. El origen de las deficiencias del actual sistema político habría que buscarlo entonces, cuando, es un brillante ejemplo de historia ponderada, en la que los datos y las interpretaciones se hilvanan en un texto admirablemente escrito. El autor comienza con una época, la década de los setenta, de extremada complejidad. En un primer momento, dominado por el consenso, todos tuvieron que efectuar renuncias. El presidente Adolfo Suárez, que procedía del Movimiento, el partido único de la dictadura, acabó disolviendo esta organización. Santiago Carrillo, líder del Partido Comunista, consintió en aceptar la bandera rojigualda y la monarquía, en contra de las tradiciones políticas de los suyos. Suárez legalizó el PCE, y Carrillo, con su colaboración, dio a la naciente democracia una legitimidad que hasta entonces no tenía. Puesto que incorporaba a los comunistas, el nuevo régimen podía homologarse sin problemas con los que existían en Europa occidental.

Estás leyendo una vista previa, regístrate para leer más.

Más de Historia y Vida

Historia y Vida10 min. leídosWorld
La Expansión De Los Campos
La figura de Lavrenti Beria es fundamental para entender la evolución del Gulag a partir de 1939. Georgiano como Stalin, Beria se mantuvo quince años como jefe de la policía política, el NKVD. Un puesto que, según había sido el destino de sus predece
Historia y Vida10 min. leídosWorld
Trabajar Hasta Morir
Los bolcheviques no inventaron el Gulag. Desde el siglo xvii, la Rusia imperial había estado utilizando los lejanos e inhóspitos territorios de Siberia como lugar de exilio y castigo. Fue la llamada “kátorga”, un sistema de campos de trabajo forzados
Historia y Vida1 min. leídos
Tratamientos De Terror
Las primeras terapias consistieron en fricciones, pero la toxicidad del mercurio y la suciedad e incomodidad del método lleva ron, prácticamente, a su cese. Mejor suerte corrieron los lavados y emplastos antisifilíticos (abajo, un grabado de Hogarth