Seleccion Clio

GUERRA ¿PARA QUÉ SIRVE? ANÁLISIS HISTÓRICO DE LOS MOVIMIENTOS BÉLICOS

N REALIDAD, EL SIGLO XX Y EL PRINCIPIO DEL XXI El siglo XX fue testigo de dos guerras mundiales, una cadena sin fin de genocidios y múltiples hambrunas inducidas por la mala gestión de los gobiernos, catástrofes que, sumadas, supusieron el exterminio de entre cien y doscientos millones de personas. Las bombas atómicas de Hiroshima y Nagasaki mataron a más de ciento cincuenta mil personas, probablemente más gente de la que poblaba el mundo en el año 50000 a.C. Pero en 1945, había más de dos mil quinientos millones de personas en la tierra y, a lo largo del siglo XX, vivieron en nuestro mundo unos diez mil millones de personas. Es decir, que los dos centenares de millones aproximados de muertes debidas a la guerra durante ese siglo ascienden solamente a un 1 o 2 por ciento de la población total de personas que vivieron a lo largo del siglo. Si uno tuvo la fortuna de nacer en el industrializado siglo XX, las probabilidades de morir violentamente (o debido a las consecuencias de la violencia) eran una media de diez veces menores que las de alguien nacido en una sociedad de la Edad de Piedra.

Estás leyendo una vista previa, regístrate para leer más.

Más de Seleccion Clio

Seleccion Clio11 min. leídos
La primera Guerra Carlista Carlista La Otra Guerra Civil
EL 9 DE DICIEMBRE DE 1829, EN EL SI- TIO REAL DE ARANJUEZ, EL INDESEABLE “DESEADO”, FERNANDO VII, VOLVIÓ A CONTRAER MATRIMONIO POR CUARTA Y ÚLTIMA VEZ. La “afortunada” era esta vez la joven veinteañera María Cristina de Borbón-Dos Sicilias que acabab
Seleccion Clio2 min. leídos
Obra Vital
IAN MORRIS es doctor en Historia por la Universidad de Cambridge. Ocupa la cátedra Jean y Rebecca Willard de Clásicos y es profesor de Historia en la Universidad de Stanford. Es miembro del Centro de Arqueología de Stanford y director de las excavaci
Seleccion Clio8 min. leídos
La Carrera Del Glorioso La Gesta De Don Pedro Mesía De La Cerda
Y DE NUEVO COMENZÓ LA PERSE- CUCIÓN Y LA CONQUISTA DEL AUDAZ Y ESCURRIDIZO ENEMI- GO, PORQUE NUNCA LOS ESPA- ÑOLES, Y NADIE EN REALIDAD, HAN LUCHADO MEJOR CON UN BARCO QUE LO HICIERON ELLOS. Con esta frase, el oficial británico George Walker resumía