Año Cero

LA COMUNIDAD DE BEBEDORES DE SANGRE

sta historia se origina por una misiva enviada a un tal Sr Huckett, secretario de la Sociedad Protectora de Animales de la ciudad de Kansas City, en el estado de Misuri (EE UU). En dicha carta, fechada el 26 de enero de 1890, se daban a conocer las declaraciones de un hombre enfermo, llamado John Wrinkle, que había oído hablar «de personas que beben sangre en casas de los páramos para sanar». Más adelante, el firmante de la carta, un tal George West, afirmaba que el propio Wrinkle había estado sangrando a sus propios hijos, de 13 y 11 años, para beber su sangre de manera continuada como si de

Estás leyendo una vista previa, regístrate para leer más.