Muy Historia - España

Winnaretta Singer

Winnaretta, nacida en 1865, era la vigésima hija de Isaac Merritt Singer, actor frustrado pero exitoso ingeniero y empresario que, con su modelo de máquina de coser, revolucionaría la industria textil y la confección doméstica. El éxito financiero le permitió a Isaac tener una vida sentimental “complicada”, hasta el punto de ser condenado por bigamia, generar vástagos por decenas y adquirir mansiones como la de la Quinta Avenida en Nueva York o la Oldway Mansion en Devon, Inglaterra, en la que no faltaba un teatro diseñado por un joven Frank Matcham, el gran arquitecto de los music halls londinenses, para disfrute familiar. Poco después del nacimiento de Winnaretta, la familia se mudó a París, de donde era su madre, Isabelle.

Cuando la niña Winnaretta tenía tan solo diez años, su padre murió dejándole una enorme fortuna, que repartió de manera desigual entre sus hijos. Isabelle se casó de nuevo con un músico holandés, Victor Reubsaet, y se ocuparía de que sus hijos recibieran formación académica y artística al más alto nivel al

Estás leyendo una vista previa, regístrate para leer más.

Más de Muy Historia - España

Muy Historia - España14 min. leídos
Resistencia es Nombre De Mujer
De todos los movimientos clandestinos o grupos de partisanos que lucharon contra las fuerzas alemanas, el de la Resistencia francesa es posiblemente el que ha acaparado el mayor número de titulares. Impregnada de un aura no exenta de romanticismo, el
Muy Historia - España2 min. leídosInternational Relations
Las Potencias Del Eje
Para Adolf Hitler, “la feminidad de las auxiliares de la Wehrmacht debía preservarse a toda costa”. El Führer nunca fue partidario de que las mujeres recibieran entrenamiento militar, pero hacia el final de la guerra más de 150.000 desempeñaban su la
Muy Historia - España9 min. leídos
Científicas En Los Laboratorios De Guerra
Las mujeres en la ciencia representan menos del 30% de los investigadores del mundo. Si ese dato es actual, pensemos que en el mundo de entreguerras la presencia femenina era casi testimonial. Todo cambió cuando llegó la contienda. Con los hombres en