Muy Historia - España

ROMA, JERUSALÉN SANTIAGO

Omnipotente capital del Imperio romano y más tarde principal centro de poder y difusión del cristianismo, al poder terrenal de Roma pronto se sumaron el poder político y el espiritual. Y como todas las espiritualidades, se asentaba en la tradición. En su caso, la que aseguraba que en la urbe están enterrados los dos pilares de la primera Iglesia de Cristo: san Pedro y san Pablo, considerados los artífices de la implantación del cristianismo en el corazón del vasto imperio. Difícil encontrar un argumento de mayor peso.

VISITAR ROMA, LA ‘CAPUT MUNDI’

Los primeros peregrinos pisaron Roma en los inicios tempranos del cristianismo. Pero, aunque existen datos de la presencia de visitantes en la tumba de Pedro a finales del siglo II, la peregrinación como tal no empezó a regularizarse hasta mucho después. Dos acontecimientos de gran trascendencia jugaron un papel crucial.

En primer lugar, el emperador Constantino el Grande introdujo la libertad de culto para el cristianismo. Durante dos siglos y medio, desde Nerón hasta el año 311, los cristianos no pudieron rezar en público libremente. Si se cree en la leyenda, Constantino cambió de opinión tras un sueño en el que vio una cruz de luz y unas palabras: “En esta señal ganarás”. Si se prefiere la lógica, el emperador sabía que el Imperio solo podía salvarse si integraba a los cristianos. Eso le habría llevado a legalizar su fe y reunir

Estás leyendo una vista previa, regístrate para leer más.

Más de Muy Historia - España

Muy Historia - España1 min. leídos
El Rey Que Dio Nombre A Un Coche
El primer tercio del siglo XX estuvo marcado por la continuidad y la primacía del ferrocarril y el barco de vapor en lo que a transportes se refiere. En 1935, había poco más de 12.000 km de vía ancha y el Estado apoyó los ferrocarriles de vía estrech
Muy Historia - España6 min. leídos
Panorama
MUVIM (VALENCIA). Hasta el 19 de septiembre. La obra de Luis García-Berlanga lanza una mirada lúcida y crítica a la sociedad franquista cuando esto era particularmente difícil de conseguir. Una mirada cáustica y sardónica a veces, pero respetuosa y t
Muy Historia - España8 min. leídos
La República De Las Ciencias Y Las Letras
La Segunda República fue, entre otras muchas cosas, un visionario Estado cultural que concitó encendidas esperanzas e inevitables decepciones. Manuel Azaña pensaba que la democracia era un “avivador” de la cultura y que esta era la expresión más vita