Proceso

Rescata un libro del anarquismo de Abelardo Saavedra

A mediados de 1903 el anarquista andaluz Abelardo Saavedra Toro fue encarcelado en La Habana por el gobierno interventor de Estados Unidos. Quizás este hecho sólo tendría peso en la historia de esa corriente política en España, pero lo tiene también para México porque fue Porfirio Díaz quien pidió su detención.

Los hechos se cuentan en el libro de 447 páginas, Saavedra un anarquismo, de Aurelio Fernández Fuentes, con epílogo de José Luis Gutiérrez Molina, recién publicado por el Fondo de Cultura Económica (FCE) en su colección Popular, en coedición con la Dirección General de Publicaciones de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla.

Vía Zoom desde la capital poblana, donde dirige y colabora en, el egresado en economía por la UNAM habla de su vínculo familiar con este personaje, de quien escuchó historias desde pequeño. Un día, estando en Barcelona, recordó que ahí lo sepultaron y fue al famoso cementerio de Montjuic. Sin embargo, no lo encontró pues fue enterrado en una fosa común debido a que “quiso “disolverse en la masa social pobre”.

Estás leyendo una vista previa, regístrate para leer más.

Más de Proceso

Proceso4 min. leídos
Cortés, ¿de Mito A Monumento?
Sin negar el genocidio, sus atrocidades o la brutalidad de sus hechos, la visión maniquea de la conquista que la reducía a la confrontación entre españoles y mexicas –posible por la “cobardía y supersticiones” de Moctezuma Xocoyotzin, la “inteligente
Proceso4 min. leídos
Relaciones México-EU: El Difícil Entendimiento
El tema del entendimiento que se dará entre el presidente Biden y el presidente López Obrador sigue despertando especulaciones y preocupación. Hay quienes piensan que la realidad se impone y la enorme interacción existente entre dos países llevará, n
Proceso2 min. leídos
Monumento: Símbolo o Diablo
De pronto los monumentos dejan de ser simbólicos para volverse diabólicos. Según la genealogía de las palabras, los símbolos expresan los acuerdos de las comunidades, y los diablos sus desacuerdos disruptores. La diversidad que somos necesita reunirs