Muy Historia - España

INSPECTOR GADGET

Hoy cualquier persona lleva en el bolsillo–sin darse cuenta– una grabadora, un GPS, una brújula, una cámara de fotos y de vídeo, un escáner de documentos, un traductor universal, un procesador de textos, una TV, una enciclopedia, un mapa de todo el planeta, un podómetro, un distorsionador de voz y un medidor de la frecuencia cardíaca, como poco. Todo ello en su teléfono móvil. Pero hace cincuenta o cien años las cosas no eran así y la tecnología solo estaba al servicio de algunas minorías; entre ellas, por supuesto, los espías.

EL INGENIO AL SERVICIO DEL ESPIONAJE

Fue en la segunda mitad del siglo XIX cuando se crearon las primeras escuelas de espías con un método propio de enseñanza. En aquel momento, lo que hasta entonces había sido en gran parte empírico se elevó a la categoría de ciencia, y esto se tradujo en nuevos y cada vez más sofisticados ingenios pensados ya solo para el espionaje. Los aparatos manuales para cifrar y descifrar mensajes comenzaron a adquirir cierta eficacia y las tintas invisibles a ser más complejas.

El estallido de la I Guerra Mundial

Estás leyendo una vista previa, regístrate para leer más.

Más de Muy Historia - España

Muy Historia - España9 min. leídos
Roma, Jerusalén Santiago
Omnipotente capital del Imperio romano y más tarde principal centro de poder y difusión del cristianismo, al poder terrenal de Roma pronto se sumaron el poder político y el espiritual. Y como todas las espiritualidades, se asentaba en la tradición. E
Muy Historia - España2 min. leídos
De Salomón A Las Marcas De Cantero
Cuenta una leyenda que el origen de los maestros canteros y sus secretos se remonta a cuando el rey Salomón acudió al rey de Tiro solicitándole constructores capaces de levantar un templo en honor a Yavé. El elegido fue Hiram, un maestro cantero exce
Muy Historia - España1 min. leídos
El ‘Códice Calixtino’: La Primera Guía Del Camino
Canteros, carpinteros, comerciantes, trovadores…, gentes de todos los orígenes y condiciones siguieron el Camino a Compostela para aprovechar el filón que suponía tanta gente circulando por una misma vía. Y se ayudaron en muchos casos de la considera