Muy Historia España

INSPECTOR GADGET

Hoy cualquier persona lleva en el bolsillo–sin darse cuenta– una grabadora, un GPS, una brújula, una cámara de fotos y de vídeo, un escáner de documentos, un traductor universal, un procesador de textos, una TV, una enciclopedia, un mapa de todo el planeta, un podómetro, un distorsionador de voz y un medidor de la frecuencia cardíaca, como poco. Todo ello en su teléfono móvil. Pero hace cincuenta o cien años las cosas no eran así y la tecnología solo estaba al servicio de algunas minorías; entre ellas, por supuesto, los espías.

EL INGENIO AL SERVICIO DEL ESPIONAJE

Fue en la segunda mitad del siglo XIX cuando se crearon las primeras escuelas de espías con un método propio de enseñanza. En aquel momento, lo que hasta entonces había sido en gran parte empírico se elevó a la categoría de ciencia, y esto se tradujo en nuevos y cada vez más sofisticados ingenios pensados ya solo para el espionaje. Los aparatos manuales para cifrar y descifrar mensajes comenzaron a adquirir cierta eficacia y las tintas invisibles a ser más complejas.

El estallido de la I Guerra Mundial

Estás leyendo una vista previa, regístrate para leer más.

Más de Muy Historia España

Muy Historia España1 min. leídosInternational Relations
Cara A Cara Con La Barbarie
A lrededor de 5000 españoles (4427 concretamente) murieron en el campo de concentración nazi de Mauthausen-Gusen entre 1940 y 1945. A estas cifras habría que sumar otras: las 695 personas que perecieron en otros campos. La mayoría eran republicanos q
Muy Historia España12 min. leídos
Los Campos De La Francia colaboracionista
Cuando Francia fue derrotada y ocupada por las tropas nazis en 1940, se estableció en una parte de su territorio un régimen político colaboracionista instaurado por el mariscal Philippe Pétain conocido como la «Francia de Vichy». En ese momento, los
Muy Historia España9 min. leídos
La Responsabilidad De Franco En La Deportación Y Muerte De Los Españoles
Los 40 000 fusilados de la Comuna de París aseguraron 70 años de paz social en Francia». Estas desafortunadas palabras de Calvo Sotelo en 1936 pudieron servir como manual de instrucciones para la futura cruzada franquista. Franco estuvo en todo momen