Muy Historia - España

SANCHO IV Y ENRIQUE III

Llama la atención que algunos de los monarcas que tenían el supuesto poder de curar cayesen víctimas de la enfermedad. Les ocurrió a dos reyes castellanos: Sancho IV y Enrique III. Como veremos más adelante en otros reportajes, la peste negra y la lepra no perdonaron a los miembros de la realeza europea, pero había otras enfermedades terribles circulando por todo el territorio. Una de ellas, la tuberculosis, acabó matando a reyes y reinas que, supuestamente, tenían poderes divinos que les volvían inmunes. Ni las mejores condiciones materiales, sanitarias y nutritivas de las que gozaban les ayudaron a esquivar las infecciones que recorrían el continente.

Conocida a través de la historia como, que se sirven de la sangre para infectar el resto del organismo. Con gran variedad de cuadros clínicos dependiendo del órgano al que afecte, en este concepto se incluyeron otras enfermedades causadas por el mismo microorganismo y que recibieron nombres propios que aún hoy se utilizan, como el mal de Pott o la escrófula.

Estás leyendo una vista previa, regístrate para leer más.

Más de Muy Historia - España

Muy Historia - España1 min. leídosInternational Relations
Perfil Profesional
Este economista, historiador y diplomático español se formó en Madrid y en las Universidades de Hamburgo, Glasgow y Libre de Berlín. Catedrático de Economía Aplicada, asesor ejecutivo de los ministros Fernando Morán y Francisco Fernández Ordónez, lue
Muy Historia - España11 min. leídosPolitics
La Imparable a Scensión De Dolf Hitler
Viena, 1909. Un joven austríaco que ha probado suerte sin ningún éxito en el ambiente artístico de la capital, de talante escasamente proclive al trabajo físico, que prefiere deambular por los parques, acudir a comedores sociales para poder tomar un
Muy Historia - España3 min. leídosAutomotive
Historia De La Bicicleta
Hoy se fabrica casi el triple de bicicletas que de automóviles –hace cincuenta años iban a la par–. Desde el siglo XIX, contribuyeron a forjar la imagen de la modernidad. La que suele considerarse primera bicicleta la construyó el alemán Drais en 181