Marvin Magazine

RÓISÍN MURPHY

La anécdota cobró rasgos de leyenda pronto: Mark Brydon se hallaba en una fiesta cuando una chica se le acercó para pedirle su opinión sobre el suéter que portaba, una prenda lo suficientemente ajustada como para subrayar su silueta. Era 1994 y la mujer en cuestión era Róisín, y a partir de ese momento la recién nacida pareja no se separaría durante mucho tiempo pues, bajo el nombre de Moloko, pasaría de compartir fans con Portishead y Massive Attack a moldear un imaginario que atraería a escuchas más allá de Sheffield, su centro de operaciones.

La historia de la dupla terminaría cuatro álbumes después; clausuraría su discografía para abrir la brecha por la cual Murphy andaría a solas. Afortunadamente, lejos de vivir de glorias pasadas, tras el arribo de (2005) la

Estás leyendo una vista previa, regístrate para leer más.