Harper's Bazaar México

PANORAMA GÉLIDO

Al descender en el aeropuerto Akureyri de Islandia, 65 grados al norte del ecuador, una tormenta blanca fue tanto alarmante como extrañamente relajante, como aterrizar en una nube, una sensación incorpórea interrumpida únicamente por la llegada de una camioneta Sprinter Mercedes con monstruosas llantas de 46 pulgadas. Sin este vehículo al estilo James Bond para atravesar los cinco pies de densa nieve que habían caído la semana pasada, no habría manera de llegar a Deplar Farm, un recorrido de dos horas al etéreo Fljot Valley en la Península Troll.

Mientras nos adentramos a tierras, una carta de amor a la porcelana blanca del autor y ceramista Edmund De Waal. “He leído a … Creo que conozco los peligros de una obsesión con el blanco, el atractivo de algo tan puro, tan absoluto en su posibilidad inmersiva que te sientes transfigurado, modificado, como si pudieras comenzar de nuevo”, escribe. “Se siente blanco. Y me refiero a que está lleno de anticipación de posibilidades”.

Estás leyendo una vista previa, regístrate para leer más.