Historia y Vida

DESPUNTA LA AUTOCRÍTICA

DOCTOR EN HISTORIA

En 1952, un pensador de procedencia falangista, José Luis López Aranguren, publica Catolicismo y protestantismo como formas de existencia. Dentro del ambiente religioso de la época, el libro cayó poco menos que como una bomba. No era píldora fácil de digerir que un seglar se atreviera a entrar en un coto, el de la teología, reservado a eclesiásticos. Para el nacionalcatolicismo, España tenía que ser el martillo de herejes que fue en el Concilio de Trento. En consecuencia, no se veía a los protestantes como hermanos de fe, sino como criaturas extraviadas por doctrinas malignas. Escribir sobre ellos equivalía, por definición, a refutar sus errores. En cambio, Aranguren, un intelectual católico, creyente de rigurosa observancia, hablaba de Lutero y Calvino con un talante muy distinto. Buscaba comprenderlos desde la objetividad y la cercanía, no juzgarlos. En los círculos eclesiásticos, Catolicismo y protestantismo… recibió durísimas críticas. Un jesuita, Antonio Arias Prada, le recordó al autor que solo podía existir una religión verdadera. Por su parte, Jesús María Granero, también religioso de la Compañía de Jesús, echó mano de un extraño argumento: en España, los católicos tenían razón porque ellos eran muchos y los protestantes pocos.

Los intelectuales laicos, lejos de compartir tanta acritud, elogiaron una obra que renovaba el pensamiento teológico español. Para Pedro

Estás leyendo una vista previa, regístrate para leer más.

Más de Historia y Vida

Historia y Vida5 min. leídos
El Luchador Olmeca
Uno de los ejemplos supremos del arte olmeca”. “La escultura tridimensional olmeca más espectacular”. “Una de las grandes obras de escultura de todas las épocas”. Cuando se trata de describir El luchador, es raro que no aparezca un superlativo. Esta
Historia y Vida6 min. leídosWorld
Así Domesticó China Al Nieto De Gengis Kan
Uno de los grandes mitos del gigante asiático, basado en hechos reales, es su infinita capacidad para seducir a sus invasores hasta convertirlos en súbditos de una civilización superior. Casi inevitablemente, los conquistadores o sus hijos acababan e
Historia y Vida8 min. leídos
De Las Milicias Al Ejército
Al principio de la Guerra Civil, los dos bandos contendientes reclutaron a un importante número de milicianos. Hubo, no obstante, una marcada diferencia entre los esfuerzos milicianos de cada zona. En la insurgente o franquista, la autoridad se centr