Muy Historia España

LA AMENAZA DEL ISLAM

urante los primeros siglos de nuestra era, el cristianismo se convirtió en el culto monoteísta hegemónico en los países ribereños de la cuenca mediterránea, aunque en convivencia con núcleos de judaísmo y de otros cultos (locales, politeístas, etc.), una figura que convulsionó el panorama religioso de la época. El islam, la nueva religión predicada por Mahoma en Arabia entre los años 610 y 632, se extendió a una velocidad increíble por Asia occidental y central y por todo el norte de África, tanto de modo pacífico como mediante conflictos armados. Precisamente, los musulmanes conquistaron Palestina entre los años 635 y 640 y se hicieron con Jerusalén, la ciudad sagrada para las tres grandes religiones monoteístas (judíos, cristianos y también musulmanes), lo que fue vivido por la cristiandad como una terrible desgracia. El islam prosiguió su expansión por Oriente y también hacia Occidente y en apenas un siglo desde su fundación había llegado a Europa: en el año 711, los musulmanes atravesaron el estrecho de Gibraltar y se impusieron rápidamente en la práctica totalidad de la península ibérica e, inicialmente, en el sur de Francia (la Septimania). A mediados del siglo VIII, la Europa católica empezó a percibir el avance del islamismo como una amenaza más seria, pero, salvo en la corta etapa del reinado de Carlomagno (768-814), se mantuvo sumida en una profunda postración a la espera de tiempos mejores, que no llegarían, como se ha dicho, hasta mediados del siglo XI.

Estás leyendo una vista previa, regístrate para leer más.

Más de Muy Historia España

Muy Historia España10 min. leídos
Cruentas Guerras Civiles
En las postrimerías del siglo iv, el Imperio romano no solo se enfrentaba a problemas fronterizos y religiosos, también a conflictos políticos internos. Teodosio enfrentó dos guerras civiles marcadas por poderosos señores de la guerra, manipulables n
Muy Historia España6 min. leídos
Adriano En hispania
Adriano, junto con su antecesor Trajano y con su sucesor Antonino Pío protagonizaron uno de los momentos más prósperos de la historia de la Roma antigua. Maquiavelo denominó a los cinco emperadores de la dinastía Antonina como «los cinco emperadores
Muy Historia España11 min. leídos
Emperadores
Roma no siempre fue un imperio. En un primer momento la forma política que adoptaron los romanos fue la monarquía. La ciudad tuvo un rey desde su origen en el 753 a. C. hasta el 509 a. C. La leyenda nos cuenta que Roma fue fundada sobre el monte Pala