Muy Historia - España

EL TIEMPO DE LAS CRUZADAS

uele establecerse como fecha de inicio del período histórico al que llamamos Edad Media el año 476, en que cayó el Imperio romano de Occidente, y como fecha de finalización 1492, año del descubrimiento de América (o, según otros, 1453, el de la caída del Imperio bizantino). En cualquier caso, el colapso del Imperio romano de Occidente, a finales del siglo V, convirtió Europa en un crisol de pueblos muy distintos entre sí. Durante seiscientos años, la inestabilidad se extendió por el continente, avivada por las incursiones de musulmanes, vikingos y magiares. Aquellos ataques, que dejaban tras de sí un rastro de monasterios destruidos y comunidades saqueadas, casi acabaron con el comercio y modificaron la forma de gobierno en buena parte del continente durante los siglos IX y X, pues el clima generalizado de inseguridad y desamparo consolidó el poder de los señores locales a cambio de protección, sentando las bases del feudalismo. Pero Europa comenzó a estabilizarse económicamente en el siglo XI. Se produjo entonces un importante desarrollo agrícola y el aumento de la riqueza contribuyó a que mejoraran las condiciones sanitarias e higiénicas de la población,

Estás leyendo una vista previa, regístrate para leer más.

Más de Muy Historia - España

Muy Historia - España6 min. leídosPolitical Ideologies
Xosé M. Núñez Seixas
Por qué es tan difícil para las sociedades posdictatoriales enfrentarse a las huellas de la dictadura? Algunas huellas son más problemáticas que otras. Es en general más sencillo abordar la reparación de las víctimas y los lugares de memoria vinculad
Muy Historia - España10 min. leídos
¿INCURSIÓN OVNI O Histeria Colectiva?
A principios de 1942, la amenaza de un nuevo ataque japonés sobre territorio americano continental era tenida en cuenta por las autoridades norteamericanas, mientras la psicosis de guerra se extendía entre la mayoría de la población. A esa situación
Muy Historia - España2 min. leídos
Karl María Wiligut, El «rasputín Nazi»
Este fue el sobrenombre con el que pasó a ser conocido el oficial de las SS Karl Maria Wiligut, mano derecha de Himmler en asuntos místicos. Como el monje iluminado al servicio de los zares, Wiligut decía estar dotado de capacidades sobrenaturales, a