Fronteras de la Ciencia

¿TENEMOS NUESTRA MENTE PREPARADA PARA ENTENDER EL UNIVERSO? HACIA UNA NEUROCOSMOLOGÍA

“Si el cerebro humano fuera tan simple que pudiéramos entenderlo, seríamos tan simples que no podríamos.”
Moran Cerf

Para el 99% de la población el hecho de que la Tierra sea redonda resulta irrelevante en sus vidas. Es más, estarían mejor adaptados al entorno si supusieran que es plana, como intuye su cerebro. Pero es redonda. Dando un paso adelante, lo mismo podríamos decir de toda esa larga lista de conceptos contraintuitivos que la física moderna ha traído consigo: la fluctuación de la nada o del vacío; los estados superpuestos de las partículas subatómicas; la reversibilidad del tiempo; las realidades con más de tres dimensiones; el entrelazamiento cuántico; la eternidad; el infinito… Y es que ya Niels Bohr, uno de los padres de la física cuántica, advertía: “Aquel que no se extrañe cuando le expliquen la mecánica cuántica, es que no ha comprendido nada”.

Imaginemos el siguiente experimento. Elijamos a un habitante adulto de nuestro planeta. Da igual la época en la que viva, nivel de educación, procedencia o hábitos culturales. A continuación, le mostramos una cesta donde metemos dos serpientes y posteriormente sacamos una. Finalmente, le pedimos que introduzca la mano en el recipiente. Si disfruta de unas facultades cognitivas normales, rehusará hacerlo por dos razones basadas en nuestra biología evolutiva. La primera es que tenemos el miedo a las serpientes como instinto innato en el cerebro. No hace falta que nos lo expliquen. La segunda es que nuestro cerebro, igualmente, dispone de mecanismos para realizar operaciones de dos o tres elementos sin necesidad de aprender a sumar o restar. Estos mecanismos están cableados (wired) en el cerebro porque de ellos depende nuestra supervivencia.

Ahora veamos esta fórmula de física cuántica:

Si nuestra supervivencia dependiera de entenderla o simplemente visualizar lo que representa, el 99,9% de la población se extinguiría.

La mecánica cuántica y la Teoría de la Relatividad, que hasta hoy ofrecen la mejor explicación a lo que sucedió alrededor del Big Bang, ponen en entredicho dos pilares de nuestra experiencia cognitiva diaria. Uno es el principio de causalidad y el otro la escala temporal: todo efecto tiene una causa y ésta precede en el tiempo al efecto. Nuestros procesos cognitivos están estructurados conforme a esos dos planteamientos y cualquier evento que los contradiga no puede ser comprendido de manera natural, es decir, mediante observación directa del mundo macroscópico ni por la experiencia de la vida diaria. Podemos acercarnos a tales conceptos físicos con metáforas, analogías, fórmulas, comparaciones y únicamente profundizar en ellos mediante miles de páginas escritas y potentes ordenadores.

Y es que la nueva física ha convertido la realidad en un problema para nuestra mente intuitiva. Cuando a este respecto se le preguntó recientemente a José Ignacio Latorre, Catedrático de Física Cuántica de la Universidad de Barcelona, si la realidad existía o no, él respondió: “No sé, solo sé que la mecánica cuántica describe un fenómeno si lo observas. La

Estás leyendo una vista previa, regístrate para leer más.

Más de Fronteras de la Ciencia

Fronteras de la Ciencia9 min. leídos
El Futuro Que Se Está Diseñando Hoy
Hyperloop es un medio de transporte futurista de alta velocidad y bajo consumo, propuesto en 2013 por Elon Musk, el visionario inventor y emprendedor de proyectos tan vanguardistas como Tesla Motors, PayPal o SpaceX. No obstante, el concepto en el qu
Fronteras de la Ciencia14 min. leídos
La Génesis Del Lenguaje Y Las Lenguas
Una de las cuestiones que más ha fascinado a lingüistas y filósofos de todos los tiempos es el origen del lenguaje humano. ¿Cuándo y cómo surgió esta capacidad cognitiva exclusiva del hombre y diferenciadora con respecto a otros animales? Pese a los
Fronteras de la Ciencia3 min. leídos
Terminología Criptológica
TEXTO PLANO: El mensaje que se va a cifrar. CÓDIGO: En el lenguaje habitual la expresión “cifrado” suele aludir tanto al código como a un proceso de cifrado. Sin embargo, no son lo mismo. El código implica la sustitución de una unidad significativa (