Fronteras de la Ciencia

LOS ORÍGENES INESPERADOS DEL UNIVERSO COSMO LOGIA

"La física actual vive en un estado de esquizofrenia científica entre dos teorías tremendamente sólidas y robustas, a las que hasta ahora no se les ha encontrado la más mínima fisura: la relatividad general y la física cuántica"

Empecemos por el principio. Hoy en día parece bastante claro que el universo tuvo un origen. No es eterno. También parece bien establecido que, algún día muy lejano, llegará a su final. ¿Cómo empezó? ¿Cómo acabará? ¿Qué había antes? ¿Qué habrá después? ¿Existen otros? Todas estas preguntas, aparentemente tan dispares, están en realidad muy íntimamente ligadas entre sí. Por desgracia no tenemos todas las respuestas, solo algunas y muy parciales. La razón es que nuestras teorías físicas, esas teorías que funcionan tan bien para explicar y predecir todo lo que nos rodea, desde las partículas infinitesimales hasta las más colosales estructuras cósmicas, se resquebrajan hasta desmoronarse cuando intentamos aproximarnos al origen del cosmos. Aun así, es muy alentador, emocionante incluso, pensar que, por primera vez en la historia, podemos abordar el problema del origen de todo desde un punto de vista científico. La cosmología es hoy en día una ciencia de precisión, basada en la observación de la distribución de galaxias a gran escala por todo el cosmos, así como en minuciosas mediciones de las propiedades del fondo cósmico de microondas. Este fondo es una reliquia del Big Bang, una radiación fósil que nos llega de todas partes del cielo y que se originó unos 380.000 años después del Big Bang, cuando el universo aún estaba empezando. En este artículo haremos un repaso de las cosas que hemos ido aprendiendo y de las muchas incertidumbres que todavía nos quedan.

El principio

Pero volvamos al principio. La gran mayoría de los científicos aceptan el paradigma de la inflación, según el cual todo el universo observable estaba concentrado hace unos 13.800 millones de años en un espacio tan minúsculo como inconcebiblemente denso y caliente. No sabemos si ese pequeño microuniverso era todo lo que había. No sabemos si existía algo fuera. En realidad no sabemos si existía un “fuera”. Para entender estas dudas, es importante primero comprender lo que queremos decir al hablar del universo observable. Existe una distancia a partir de la cual ninguna partícula, ningún objeto ni ninguna señal nos puede haber llegado desde el principio del universo, debido a la restricción que impone el límite de la velocidad de la luz. A esta distancia se la llama el horizonte cosmológico. El universo observable es todo el espacio contenido en este horizonte, que en la actualidad tiene un radio de unos 46.000 millones de añosluz. No podemos saber qué hay más allá de este horizonte. Es más, puesto que el universo se encuentra en expansión acelerada, el horizonte va disminuyendo y el universo observable se va reduciendo, con lo que, de no cambiar este comportamiento, nunca podremos saber qué hay más allá. El cosmos podría ser finito o infinito en el espacio. Podría ser mucho más grande que el horizonte cosmológico o podría terminar abruptamente justo detrás. No hay forma de saberlo. Del mismo modo, nunca

Estás leyendo una vista previa, regístrate para leer más.

Más de Fronteras de la Ciencia

Fronteras de la Ciencia9 min. leídos
El Futuro Que Se Está Diseñando Hoy
Hyperloop es un medio de transporte futurista de alta velocidad y bajo consumo, propuesto en 2013 por Elon Musk, el visionario inventor y emprendedor de proyectos tan vanguardistas como Tesla Motors, PayPal o SpaceX. No obstante, el concepto en el qu
Fronteras de la Ciencia14 min. leídos
La Génesis Del Lenguaje Y Las Lenguas
Una de las cuestiones que más ha fascinado a lingüistas y filósofos de todos los tiempos es el origen del lenguaje humano. ¿Cuándo y cómo surgió esta capacidad cognitiva exclusiva del hombre y diferenciadora con respecto a otros animales? Pese a los
Fronteras de la Ciencia7 min. leídos
Alan Turing
Al amanecer del 9 de mayo de 1941 el submarino alemán U-110 fue capturado por dos barcos de guerra británicos en la costa sur de Islandia. La suerte sonreía por partida doble al bando aliado, puesto que a bordo encontraron un pequeño objeto, similar