Muy Historia - España

De Iwo Jima a Hiroshima

ESCRITOR Y FILÓLOGO

La Segunda Guerra Mundial demostró la magnitud aterradora que es capaz de alcanzar un conflicto armado, el nivel de demencia a que puede llegar el odio entre los seres humanos. La gente moría a la vez en Noruega y en Birmania, en el ardiente desierto libio y en las heladas trincheras rusas: los ejércitos se adaptaban a cualquier territorio y a cualquier clima con tal de seguir matando y avanzando hacia su objetivo.

LA INDUSTRIA DE LA GUERRA

Fue también entonces cuando se demostró que la capacidad industrial de un país era determinante para ganar las guerras. Cuando Estados Unidos, tras el ataque a Pearl Harbor, declaró la guerra a Japón y tres días después (11 de diciembre de 1941) recibió la declaración de forma oficial por parte del Eje, el conflicto empezó a cambiar radicalmente. La colosal industria norteamericana se puso al servicio de la contienda sin el constante sobresalto de los bombardeos que padecían en Europa los centros de producción bélica. Desde las grandes acerías, los astilleros y las factorías automovilísticas y aeronáuticas hasta las envasadoras de alimentos, las tabaqueras, las plantas textiles

Estás leyendo una vista previa, regístrate para leer más.

Más de Muy Historia - España

Muy Historia - España2 min. leídos
Las Últimas Confesiones De Hitler
Hans Baur, el piloto personal de Adolf Hitler, fue uno de los subalternos que más cerca estuvo del Führer en sus últimas horas de vida. El aviador, que escribió un libro de memorias y un artículo para la revista Life tras la Segunda Guerra Mundial, e
Muy Historia - España9 min. leídosHistory
El Silencio Aliado
En el verano de 1944, la verdad sobre los campos de concentración y exterminio era conocida por cualquiera que tuviera ojos en la cara. El informe de Rudolf Vrba y Alfred Wetzler, dos judíos eslovacos que habían escapado de Auschwitz en abril de ese
Muy Historia - España3 min. leídos
Del Barranco Del Lobo Al Parto Sin Dolor
Cientos de generaciones de mujeres han sufrido molestias y dolores de parto y no hay muchos rastros en el pasado de interés por minimizar este sufrimiento, tal vez por el predominante machismo en el ejercicio médico y en la sociedad en general. El tr