Muy Historia - España

Una civilización MILENARIA

Mucho y poco sabemos sobre la floreciente cultura del valle del Indo –cuyo esplendor y desarrollo es comparable a Mesopotamia y Egipto–, lo que se debe, entre otros motivos, a la falta de transcripción de su escritura, cuyo principal problema radica en el reducido número de signos encontrados. Es, por tanto, el trabajo arqueológico la principal fuente de información, por la que hoy se intuye que el origen de esta civilización se cimentó en el desarrollo de asentamientos neolíticos cuya antigüedad datamos incluso antes de 7000 a.C. –Mehrgraj, en Baluchistán, sería el más antiguo–.

ENIGMAS Y DESCUBRIMIENTOS

Siempre se había creído que se formaron pequeñas comunidades agrícolas junto al río Indo sobre el año 3500 a.C., aldeas que fueron creciendo y convirtiéndose en una red de grandes y pequeñas ciudades unos mil años después. Ciudades como Harappa, junto al río Ravi, al norte del actual Pakistán, que funda una de las culturas urbanas más antiguas del mundo hasta llegar a ocupar el equivalente a 150 hectáreas; o Lothal, junto al golfo de Khambhat, la cual contaba, hasta su desaparición en 1900 a.C. por una inundación, con un muelle de ladrillo de 400 metros y una bodega con 64 divisiones.

Estás leyendo una vista previa, regístrate para leer más.

Más de Muy Historia - España

Muy Historia - España8 min. leídosWorld
Mujeres En La Posguerra
Si hay un paisaje que muestra el final de la Segunda Guerra Mundial, es el de los escombros. Pueblos, ciudades enteras, amanecieron reducidos a un amasijo de ladrillos, polvo y piedras. En el momento de la rendición, ocho millones de hogares estaban
Muy Historia - España2 min. leídos
Las Esposas De Los Edecanes Del Diablo
La relación que Adolf Hitler y Eva Braun sellaron con cianuro es, en la actualidad, una de las más sonadas de la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, no ocurre lo mismo con los matrimonios de los principales jerarcas del Tercer Reich; cada uno, más a
Muy Historia - España10 min. leídos
Ponerse El Mono De Trabajo
A pesar de que la incorporación de la mujer al trabajo en el mundo occidental data de finales del siglo XVIII y de que esta llegó de la mano de la Revolución Industrial, el empleo femenino de plenos derechos necesitó varios siglos de maduración. En u