Proceso

Una muerte lenta

“La única enfermedad que el capitalismo reconoce es no poder trabajar”. Esta frase del antropólogo y geógrafo Da-vid Harvey resuena en lo más íntimo de la pandemia nuestra. Vivimos la muerte lenta de la obesidad, la diabetes y la hipertensión, de pronto, acelerada por el virus. Y, aún así, millones fueron obligados a seguir trabajando o, según la definición, a transportar unos cuerpos obligados que sólo están sanos para la economía. El virus redefine lo que entendemos por afecto, trabajo, política y salud, de tal forma que su deslizamiento pausado por el mundo implicaría que nos volvamos a preguntar si vivimos una “buena vida”.

Ya Michel Foucault había hecho la distinción entre lo epidémico y lo endémico al asociar éste último con factores permanentes que fortalecen o debilitan a una población, y (2011): “La obesidad ha sido vista como una enfermedad vergonzosa, de los débiles de carácter, una crisis de voluntad que disuelve al sujeto soberano del liberalismo”. En efecto, pareciera que debajo de nuestra obesidad nacional, más que una voluntad endeble que cede todos los días a ingerir azúcares, grasas, harinas procesadas, no hay un evento melodramático del propósito no cumplido del Año Nuevo, sino –como dice Berlant– un ambiente, es decir, condiciones que tienden a repetirse y cuyas catástrofes estamos dispuestos a ignorar. Hasta que el ambiente se transforma en un evento. Como la pandemia nuestra.

Estás leyendo una vista previa, regístrate para leer más.

Más de Proceso

Proceso1 min. leídos
Respuesta De La Reportera
Señor director: Por medio de la presente le confirmo que las citas que aparecen en la nota firmada por esta reportera, con fecha 3 de enero del año en curso, con el titular El embajador Monroy cabildeó con viajes una misión fallida son textuales y es
Proceso1 min. leídos
Respuesta De La Reportera
Señor director: He leído con atención la carta que envía el director general del Deporte Universitario de la UNAM, Alejandro Fernández Varela Jiménez. Deseo comentar que dicha misiva no desmiente ningún dato publicado por el texto de mi autoría; es m
Proceso8 min. leídos
Oaxaca Fugas De Amoniaco, Hedor A Muerte E Indolencia Oficial
OAXACA, OAX. - El silbido del gas y el olor nauseabundo encienden las alarmas en la comunidad de Donají. El del amoniaco es también un hedor que despierta el miedo. La irritación en la piel y en los ojos, el ardor en la garganta, la tos, náuseas y ha