Fortune en español

LA INDUSTRIA QUE SE NIEGA A MORIR

LOS RESTAURANTES replegaron mesas y sillas, bajaron sus cortinas y hasta mayo no lograban ver la luz; tampoco sus proveedores. Desde mediados de febrero, incluso antes de que las autoridades decretaran la emergencia sanitaria y el aislamiento social, las ventas comenzaron a caer.

Con la aparición de la cuarentena llegaron a caer 40% solo en la última semana de marzo. Hacia ese momento, los recortes en costos llegaron a 60%, afectando directamente a productores de alimentos, distribuidores y plantas procesadoras, según un estudio Konfío que da soluciones financieras a pymes.

No la tienen fácil, y los propios restauranteros saben que cuanto más se alargue el periodo de aislamiento social y cuarentena, su situación se agrava. Por ello, muchos se han dado a la tarea de generar estrategias que garanticen su liquidez, modelos de negocio para flexibilizar su operación como la entrega a domicilio o bonos gastronómicos.

La tarea no es fácil, pero un sector que genera más de 1.5 millones de empleos directos y aporta 1.3% del PIB nacional no quiere

Estás leyendo una vista previa, regístrate para leer más.

Más de Fortune en español

Fortune en español1 min. leídos
Los Expertos Recomiendan…
• Elaborar un Aviso de Privacidad sobre datos personales durante actividades a distancia. • Uso de antivirus y software que proteja los equipos. • Utilizar equipos exclusivos para el trabajo a distancia. • Si se requiere la computadora personal, c
Fortune en español2 min. leídos
La Tecnología A Favor De La Ética
“PENSAR EN EL BIEN DE LA GENTE —comienza Santiago Cardona, director general de Intel México— es parte de los valores en la empresa, y para aterrizarlos, el COVID-19 fue un escenario ‘propicio’ para recordar que el bienestar de los empleados implica t
Fortune en español2 min. leídos
Nuevas Reglas Para La Oficina
El Covid-19 no se ha ido y tampoco lo hará. El riesgo sigue latente pues aún no existe una vacuna, y ésta para que sea global y masiva tardará de uno a dos años. Tampoco hay un tratamiento ni pruebas suficientes que permitan flexibilizar ciertos pará