Caras-México

“AQUÍ NO HAY ISLAMO FOBIA”

Ayaan nació en 1969 en Somalia, un país conocido en Occidente por razones infames: la piratería, la pobreza, las enfermedades, la inestabilidad. Ella vivió —o sufrió— todo esto, así como ciertas prácticas de su cultura. A los cinco años fue sometida a la mutilación genital. En su adolescencia, su guía espiritual le partió el cráneo por cuestionar la religión. Apenas se convirtió en adulta, su familia intentó casarla con su primo, pero escapó a Holanda, donde primero se dedicó a traducir del somalí al holandés. Ahí estudió y se convirtió en parlamentaria.

Uno de los momentos más difíciles que atrevesó Ali fue cuando mataron a su amigo Theo van Gogh por un documental titulado Sumisión (crítico de la religión), el cual realizó en conjunto con ella.

Con estas experiencias, Ayaan se enfrenta, directa y sin tapujos, al abuso y a la influencia extremista musulmana en Occidente. Hoy se declara atea. Estudia la radicalización y sus motivaciones ideológico-religiosas. Su objetivo es, aunque suene ambicioso, promover una reforma del islam, así como ocurrió con el cristianismo siglos atrás.

Muchos hemos escuchado sobre los crímenes de honor, la mutilación genital o los matrimonios forzados en

Estás leyendo una vista previa, regístrate para leer más.

Más de Caras-México

Caras-México2 min. leídos
Experiencia Edoméx
Como parte de la programación de la nueva etapa de Mexi- quense Televisión, a partir del 16 de octubre, todos los viernes a las 19:00 horas, se transmitirá la primera temporada –que consta de 13 episodios en los que podremos recorrer junto a Alonso V
Caras-México1 min. leídos
Más Allá Del Actor
Danilo se caracteriza por ser una persona sumamente altruista y busca dar lo mejor de él. “Siempre hay algo nuevo, lo que más necesita la gente no es el dinero, es nuestro tiempo. Como figuras públicas tenemos la responsabilidad de ayudar y ser un bu
Caras-México4 min. leídosGender Studies
RANIA De Jordania La Voz Que Nadie Opaca
Cuando hablamos de la reina Rania de Jordania, más que pensarla como una monarca de cuento de hadas, resulta más común posicionarla en un campo de batalla, dado su origen palestino, o por el simple hecho de haber nacido y crecido en el corazón del Me