Año Cero

APARICIONES EN EL ANTIGUO EGIPTO

Aunque algunos autores afirman que los antiguos egipcios no tenían muy claro que los muertos pudieran regresar del Más Allá, lo cierto es que son numerosas las fuentes que apuntan a todo lo contrario: los fantasmas formaban parte de la vida cotidiana de los egipcios, sobre todo en el Reino Medio (2040-1780 a. C.), tanto si eran benéficos como si no. El escritor y experto en temas egipcios Joshua J. Mark asegura: «La preocupación por los espíritus de los muertos que regresan del ‘otro lado’ siempre formó parte de la cultura egipcia, aunque un cierto escepticismo sobre esta cuestión marcó la actitud de los egipcios del Reino Medio, puesto que los fantasmas se convirtieron en una amenaza para el orden establecido. Si no había un paraíso, ¿adónde iban las almas de las personas al morir? La respuesta más frecuente es que a ninguna parte. Permanecían en sus tumbas, sus hogares eternos. Los fantasmas ya no venían de la otra vida para interactuar con los vivos, sino que estaban presentes en ésta. Los muertos eran tan reales como los vivos y exigían el mismo respeto, y cuando no recibían esa consideración, manifestaban su sentir claramente como fantasmas».

Estás leyendo una vista previa, regístrate para leer más.

Más de Año Cero

Año Cero5 min. leídos
Cuando los ángeles el cambiaron mundo
En noviembre de 1619, un joven René Descartes se encontró con «el Ángel de la Verdad». Ocurrió una tarde, en una habitación donde hacía mucho calor en Neuburg, donde estaba trabajando como mercenario. Allí tuvo tres sueños dramáticos. En el primero g
Año Cero1 min. leídos
Sorteo
La historia de catorce mujeres que hicieron del crimen un arte, Damas asesinas cuenta, con humor negro, las andanzas de unas criminales que nada tienen que envidiar a Jack el Destripador. Por cortesía de Impedimenta sorteamos cinco ejemplares de este
Año Cero1 min. leídos
Las Reglas De La Fuerza
«Así pues, la regla de la utilización de la fuerza es la siguiente: si tus fuerzas son diez veces superiores a las del adversario, rodéalo; si son cinco veces superiores, atácalo; si son dos veces superiores, divídelo. Si tus fuerzas son iguales en n