Muy Interesante Historia

Los héroes de la Edad Media

Un noble jinete de deslumbrante armadura que abandona el castillo para cabalgar con la bandera al viento, blandiendo su espada y su lanza en defensa de los más débiles: esta es sin duda la visión romántica que tenemos del caballero medieval. Sin embargo, como sostiene el historiador francés Jean Flori en su libro Caballeros y caballería en la Edad Media, “estas imágenes son multiformes y la realidad es mucho más compleja, empezando por el mismo término ‘caballero’. En principio, se aplica a un personaje de rango social elevado y sólo más tarde se convierte en un título de nobleza”. En este sentido, la ética a la que se debe varía según las diferentes épocas e incluye deberes como el servicio militar, el vasallaje, la dedicación a la Iglesia, al rey, al patrón, al señor o a la dama, el sentido del honor… Es precisamente la interacción entre el ámbito aristocrático y el ámbito eclesiástico lo que dota a este particular soldado de profesionalidad y dignidad social.

La (“fuerza armada”, en latín), que estaba al servicio del Estado, se privatizó y afianzó llegada la Edad Media gracias a la consolidación de la caballería pesada entre los siglos IX

Estás leyendo una vista previa, regístrate para leer más.

Más de Muy Interesante Historia

Muy Interesante Historia11 min. leídos
Los Habitantes Del Olimpo
Todas las manifestaciones de la cultura clásica griega, tanto las materiales como las espirituales o anímicas, están determinadas por la presencia exhaustiva de sus adorados dioses. La Antigüedad grecolatina es profundamente religiosa. Sus dioses apa
Muy Interesante Historia9 min. leídos
¿Quiénes Eran Los Carteros Del Olimpo?
En la mitología griega, los mismos dioses (algunos de ellos) cumplían la función de mensajería, que realizaban portando el caduceo de oro, símbolo del cargo de heraldo entre las deidades griegas. Se trataba de una varita mágica con serpientes enrolla
Muy Interesante Historia2 min. leídos
Arturo, Rey De Reyes
Aunque es evidente la falta de referencias al personaje por parte de los historiadores y cronistas de su época (finales del siglo V o principios del VI), las pocas pruebas que demostraban su existencia se abrieron paso y contribuyeron a crear una de