Más Allá Monográficos

Entrevista a Ferran Salmurri

“Hay que enseñar a los niños a pensar, y no a obedecer”

Todos queremos ser felices, pero ¿sabemos cómo conseguirlo? Solemos depositar nuestra felicidad en elementos externos como el éxito o la reprobación de nuestro entorno, y olvidamos que la verdadera felicidad reside en nuestro interior, en nuestro equilibrio emocional. Y es que, pese a que nos cuesta admitirlo, somos seres menos racionales de lo que queremos creer. Una muestra de ello es que, en más de una ocasión, nos seguimos sintiendo desafortunados aunque logremos obtener este supuesto estado de bienestar. Entonces ¿cómo podemos conseguir que exista una correspondencia entre nuestro mundo emocional y la imagen que proyectamos de nosotros mismos?

El psicólogo clínico Ferran Salmurri está convencido que es posible enseñar a ser feliz, en nuestro devenir como personas individuales y como sociedad. Interiorizar estos valores hará que aprendamos las claves para gestionar los contratiempos que se nos presenten a lo largo de nuestra existencia, poder analizar cada situación con más claridad y conseguir el éxito en cualquier faceta de nuestra vida.

Estás leyendo una vista previa, regístrate para leer más.

Más de Más Allá Monográficos

Más Allá Monográficos3 min. leídos
El Comercio De Reliquias
Los templarios siguen siendo a día de hoy una fuente inagotable de leyendas y especulaciones. Su destrucción como Orden, la fortuna que amasaron, los huidos de la trampa en la que cayeron, o la matanza que acabó con muchos de ellos y marcó los vierne
Más Allá Monográficos5 min. leídos
Los Templarios ¿fueron Cátaros?
Algunos historiadores no han dudado en ver en ello un verdadero fenómeno de identidad. Para Jules Loiseleur, “el templarismo fue simplemente una rama de esa gran cepa cátara que dio tan distintos retoños”. ¿No creían los cátaros que Cristo no era Dio
Más Allá Monográficos1 min. leídos
En La Batalla
Cuando los templarios iban a acometer al enemigo, llevaban delante la balza o estandarte de la orden. Los caballeros formaban de dos en dos, armados con sus lanzas y espadas, sin hacer ruido, esperando impávidos e inmóviles al enemigo. Antes de que e