Que leer

FINALES FELICES

f0038-01

Los nombres son importantes. A la hora de hablar de algo, mejor si se sabe cómo se llama. Así, la primera duda es: ¿literatura romántica, novela rosa o chick lit? Esther Escoriza, editora de los sellos Esencia y Zafiro, tiene clara la respuesta: «Literatura romántica, a mí lo de rosa no me gusta nada. Y lo de chick lit es cosa del pasado, ya no se lleva», asegura. «Se trató de una moda, pero eran personajes frívolos, mujeres de alto poder adquisitivo completamente ensimismadas, que solo pensaban en marcas y en consumir. Para que la novela romántica funcione debe contar con una protagonista con la que te puedas identificar».

María Eugenia Rivera, Directora Editorial de HarperCollins Ibérica, coincide en el rechazo al termino chick lit: «Son novelas que no son necesariamente románticas. Tal vez sería mejor hablar de comedia romántica, que no limita tanto».

«UNA CHICA ESTUPENDA, UN SEÑOR MARAVILLOSO, SI PUEDE SER RICO Y UNIFORMADO, MEJOR, PERO CON UNA PARTE OSCURA, PROBLEMÁTICA»

f0040-01
f0040-02
f0040-03

Y COMIERON PERDICES

Bueno, ya sabemos, el clásico de Emily Brontë. «¡Es que es una de las novelas precursoras del género!», se anima Escoriza. «Claro que si yo la editara ahora le cambiaría el final: le daría uno feliz», remata.

Estás leyendo una vista previa, regístrate para leer más.

Más de Que leer

Que leer6 min. leídos
La Subasta
Cobo le pregunta al editor de Ridruejo por la subasta; no hace falta decir cuál, y el editor de Ridruejo le repite lo que le ha dicho a Román, que no tienen decidido lo que harán. Después Cobo le cuenta una pequeña maldad a propósito del editor José
Que leer3 min. leídos
Lletres catalanes
La nedadora Francesc Puigpelat i Valls Columna, 272 pp., 14,90 € Jane es una joven inglesa que, desde pequeña, ha pasado miles de horas entrenando. Un verano, durante unas vacaciones en Çesme (Turquía), descubre que el deporte que le apasiona puede t
Que leer5 min. leídos
Trescientos Años De Robinson Crusoe
Nací en 1632, en la ciudad de York, de una buena familia, aunque no de la región, pues mi padre era un extranjero de Brema que, inicialmente, se asentó en Hull. Allí consiguió hacerse con una considerable fortuna como comerciante y, más tarde, abando