Que leer

LITERATURA (DE) MUNDIAL

A nadie se le escapa que si comparamos el número de aficionados al fútbol con el de lectores habituales, estos últimos pierden por goleada. Un marcador de escándalo y llorera en el vestuario. Por supuesto, la comparación no solo es inevitablemente injusta para ambas partes, también es innecesaria y absurda. El balón y el libro juegan en ligas distintas y compatibles (aunque probablemente no al mismo tiempo). Donde la literatura exige, el fútbol acoge. Cualquier iletrado puede explicarte un fuera de juego. El contagio del llamado deporte rey reside en la simplicidad de sus reglas y en su democracia: puedes jugarlo sin importar ni tu físico, ni tu bolsillo; además, como todo enfrentamiento entre dos bandos, proporciona integración a un colectivo y colores que seguir, un placebo de identidad. Normal que arrastre a las masas. Lo cual también puede volverse en su contra. Sin ir más lejos, dijo que «el fútbol es popular porque la estupidez es popular». Semejante declaración de boca de un argentino resulta incluso más sorprendente. Opinión similar expresó , aunque matizada: «Yo no odio

Estás leyendo una vista previa, regístrate para leer más.

Más de Que leer

Que leer1 min. leídos
Premio Nacional De Ensayo 2022
Joan-Carles Mèlich Sangrà es el ganador del Premio Nacional de Ensayo 2022 por La fragilidad del mundo (Tusquets), «un ensayo profundamente conocedor del mundo contemporáneo y valiente» en palabras del jurado que, asimismo, ha destacado que se trata
Que leer4 min. leídosGender Studies
Cristina Campos «intento Ser Generosa Y No Sentir Pudor Al Escribir»
> Han pasado 6 años desde la publicación de su primera novela, Pan de limón con semillasde amapola, que fue un gran éxito de ventas y fue incluso adaptada al cine por Benito Zambrano. ¿Fue difícil enfrentarse de nuevo a la página en blanco? ¿Sentía p
Que leer3 min. leídos
EL PODER DEL Lenguaje Y Las Palabras
En 1857 el Unregistered Words Committee of the Philological Society de Londres decidió que Gran Bretaña necesitaba reemplazar el diccionario de Samuel Johnson (con fecha de 1755), del que habían sido necesarios 40 años para redactar el primer volumen