Que leer

POESÍA ERES TÚ

En agosto todos dormimos, dijo un poeta de buen verso. También ha ocurrido así este verano, con el mundo de la cultura tan sosegado y durmiente como acostumbra. La única tormenta que recuerdo ha sido la del sonado nombramiento del poeta Luis García Montero como director del Instituto Cervantes. El anuncio desató en periódicos y redes sociales una pequeña revolución que removió algo el panorama de la cultura, una leve brisa en un período como el estival en el que las noticias suelen ser de perfil bajo y pasión escasa.

La figura de Luis García Montero, cuyo título repugna. En la tormenta de verano que siguió al nombramiento, las críticas más viscerales se dirigieron a su persona (sus romances con IU, el matrimonio con ), las más gremiales acusándole de ser uno de los timones oscuros de la poesía en España, y otras muchas, las más interesantes, la de ese nutrido grupo de lectores que atacaron directamente su poesía. Al hacerlo ofrecieron para popular escarnio perlas de la agudeza lírica de García Montero como el célebre (por ridículo) verso aquel de «Tú me llamas amor, yo cojo un taxi» o los inefables «hasta que despeguemos,/cuiden que estén derechos los respaldos,/me tienes que llamar, de sus asientos.»

Estás leyendo una vista previa, regístrate para leer más.

Intereses relacionados

Más de Que leer

Que leer3 min. leídos
Libros Rápidos
Dicen los gurús del mundo editorial que el fenómeno de los instant books crece cada día, y que además ha llegado para quedarse. La lógica de estos libros es sencilla: ofrecer al lector en tiempo récord un ensayo con el que poder informarse de ese pro
Que leer3 min. leídos
La Fundación Rafael Pérez Estrada Conquista El Corazón De Málaga
Málaga se ha definido en los últimos años como una de las principales ciudades culturales del mundo; así lo han destacado diferentes medios a nivel nacional e internacional. La apertura de pinacotecas de primer orden como el Centro Pompidou, la Colec
Que leer6 min. leídos
La Subasta
Cobo le pregunta al editor de Ridruejo por la subasta; no hace falta decir cuál, y el editor de Ridruejo le repite lo que le ha dicho a Román, que no tienen decidido lo que harán. Después Cobo le cuenta una pequeña maldad a propósito del editor José